English

Un buen crédito te ayuda a conseguir mejores préstamos y financiamiento

Muchas transacciones financieras en Estados Unidos dependen del crédito. Cuando pides un préstamo, intentas alquilar una vivienda, solicitas una tarjeta de crédito o servicios públicos, el banco, prestamista o entidades crediticias revisan tu crédito. Éste representa tu capacidad para cumplir con tus obligaciones monetarias y sin él se te hará difícil obtener cualquier tipo de préstamo. La Junta de la Reserva Federal reporta que en promedio los latinos tienen el segundo puntaje de crédito más bajo después de los afroamericanos.

Este artículo te ayudará a conocer cómo funciona el crédito, y cómo administrarlo y protegerlo. Para resolver problemas de crédito, obtener una copia gratis de tu informe de crédito, conocer tus derechos y otros temas consulta la página de Crédito del Gobierno.

¿Qué es el crédito?

Es tu historial financiero, incluyendo deudas, préstamos, cuentas, tarjetas de crédito, cobranzas, saldos pendientes y más. Si tu crédito es bueno te resultará más fácil conseguir financiamiento con buenas tasas de interés y si es malo perjudicará tu capacidad para conseguir préstamos y servicios. Cuando solicitas crédito las instituciones financieras y prestamistas analizan dos factores principales:

  • Informe de crédito (credit report en inglés): un registro de tus transacciones y cuentas financieras, préstamos, deudas, tarjetas, cobranzas, pagos, saldos pendientes, información personal y solicitudes de crédito. Los malos antecedentes financieros pueden permanecer en tu informe de crédito por siete años o más.
  • Puntaje de crédito (credit score en inglés): un número, generalmente entre 300 y 850, que usan las instituciones financieras y prestamistas para predecir tu probabilidad de pagar préstamos a tiempo. Tu puntaje baja si tienes mucha deuda o no pagas a tiempo y sube si manejas tu dinero de manera responsable. Un puntaje por encima de 700 se considera muy bueno. Un puntaje por debajo de 600 representa un riesgo para el prestamista y puede causar que recibas una tasa de interés más alta o que tu solicitud sea rechazada.

Establece tu crédito

Si planeas pedir un préstamo o financiamiento en el futuro y no tienes crédito, sigue estos pasos para establecerlo:

  • Abre una cuenta de ahorro o chequera a tu nombre. Tus depósitos y retiros demuestran que administras tu dinero de manera responsable.
  • Solicita una tarjeta de crédito de una tienda o gasolinera local. Generalmente es más fácil obtener una tarjeta de estos establecimientos si no tienes crédito. Siempre paga a tiempo y sin falta.
  • Solicita una tarjeta de crédito garantizada. Éstas son tarjetas que debes garantizar con tu propio dinero mediante un depósito y representan un riesgo menor para el prestamista.
  • Solicita un préstamo o tarjeta de crédito con una persona que tenga crédito establecido. El codeudor acuerda pagar la deuda si tú no puedes pagarla. Ten presente que un préstamo es una obligación financiera para ti.

Administra y mejora tu crédito

Si ya tienes crédito o necesitas mejorar tu puntaje, considera las medidas siguientes:

  • Paga tus cuentas a tiempo y sin falta. El cumplimiento y la puntualidad mejoran tu historial y puntaje de crédito.
  • Paga más del mínimo y reduce tu deuda. Esto reduce los cargos de financiamiento y elimina tu deuda más rápido.
  • Minimiza cuánto cargas a tu tarjeta. Un saldo pendiente cerca del límite de tu tarjeta puede bajar tu puntaje de crédito.
  • Controla la cantidad de cuentas que tienes. Es bueno tener cuentas a base de crédito, pero tener demasiadas o solicitar mucho crédito puede bajar tu puntaje. Abre solamente las cuentas necesarias.
  • Revisa tu informe de crédito una vez al año. Por ley puedes solicitar un informe de crédito gratis de cada una de las agencias de informes de crédito cada 12 meses. Solicítalo por Internet o a través de cada una de las agencias de informes de crédito.
  • Corrige errores en tu informe de crédito. Bajo la Ley de Informe Justo de Crédito (FCRA, por su sigla en inglés) tanto las agencias de informes de crédito como las compañías que les proveen tu información tienen la responsabilidad de corregir errores en tu informe de crédito. Si detectas errores, contacta a las agencias de informe de crédito y a la compañía que proporcionó la información equivocada (por ejemplo, tu tarjeta de crédito) inmediatamente para hacer las correcciones necesarias. Ten presente que puede demorar un mes o más para que aparezcan las correcciones.

Protege tu crédito

Cuando alguien roba tus datos personales y usa tu crédito ilegalmente las deudas que acumulan aparecen en tu informe de crédito y reducen tu puntaje.

Las estafas más comunes incluyen:

  • Ofertas de tarjetas de crédito que piden una cuota por adelantado antes de presentar tu solicitud. Si recibes una de estas llamadas, solicita que no te vuelvan a contactar y cuelga.
  • Anuncios, personas u organizaciones que ofrecen mejorar o arreglar tus deudas o crédito. Muchas veces éstas hacen lo contrario: declararte en bancarrota, algo que permanece en tu informe de crédito por diez años. Escoge un asesor o consejero de crédito con cuidado. El Departamento de Vivienda y Desarrollo Urbano patrocina agencias de asesoría de vivienda que pueden ayudarte con asuntos crediticios relacionados a hipotecas, alquileres, etc. El Departamento de Justicia también cuenta con una lista de agencias consejeras de crédito aprobadas (en inglés).
  • Solicitudes por teléfono o e-mail que parecen ser de agencias gubernamentales o financieras. Muchas veces éstas en realidad son estafas para robar tu información personal. No divulgues tus datos y evita el robo de identidad.

Para aprender más sobre cómo establecer, administrar y proteger tu crédito, visita GobiernoUSA.gov, el portal oficial del Gobierno de Estados Unidos en español y parte de la Administración de Servicios Generales (GSA) de EE. UU.