English

Conoce las características y maneras de tratar los problemas causados por esta sustancia

El abuso de alcohol y el alcoholismo pueden afectar a cualquier persona y familia: adolescentes y estudiantes, mujeres embarazadas, hombres y mujeres profesionales, y personas mayores. El abuso de alcohol se define como un patrón de consumo que afecta la salud, relaciones y trabajo de la persona. El alcoholismo, en cambio, es una enfermedad crónica en la que uno depende del alcohol. Los Institutos Nacionales de la Salud informan que en Estados Unidos hay 17.6 millones de adultos alcohólicos o que tienen problemas con dicha sustancia. Los hispanos tienen la tercera tasa más alta de consumo de alcohol después de los caucásicos y las personas de raza mixta.

Este artículo del Gobierno te ayuda a reconocer el abuso de alcohol y el alcoholismo, y a buscar ayuda para controlar el consumo.

Reconoce el abuso de alcohol y el alcoholismo

Aunque consumir bebidas alcohólicas no significa que uno tiene problemas, es importante que conozcas cómo se manifiestan estas dos condiciones para buscar ayuda si es necesario:

Abuso de alcohol:

  • Consumo de alcohol en situaciones peligrosas, como al conducir
  • Problemas con las autoridades causados por el alcohol, como por ejemplo ser detenido por manejar en estado de ebriedad
  • Dificultades en relaciones sociales o personales causadas por el alcohol
  • Incumplimiento de responsabilidades personales, profesionales y familiares debido al consumo de bebidas alcohólicas

Alcoholismo:

  • Necesidad de beber
  • No poder dejar de tomar después de haber empezado
  • Necesidad de tomar más cada vez para sentir el efecto del alcohol

Controla el consumo de alcohol

Sigue estas medidas para controlar tu consumo de alcohol o el de un ser querido:

  • Establece metas de lo que planeas beber a la semana y en qué días. Fija días en los que no tomarás.
  • Lleva la cuenta de cuánto tomas para poder moderar tu consumo
  • Bebe con paciencia y moderación sin exceder más de 1 trago por hora cuando consumas bebidas alcohólicas. Alterna entre bebidas alcohólicas y sin alcohol.
  • Come antes de tomar para que tu estómago pueda absorber el alcohol
  • Evita situaciones que te hacen beber, como por ejemplo ciertos horarios, lugares (incluyendo el hogar) o actividades. Planea otras actividades si es necesario.
  • Controla los impulsos y recuerda las razones por las que es importante dejar de tomar, habla con alguien de confianza, participa en actividades sanas o espera que pase el impulso
  • Ten tu respuesta “no” lista si alguien te ofrece un trago, como por ejemplo decir “no, gracias” con cortesía. Cuanto más pronto respondas, menor será tu probabilidad de vacilar y aceptar bebidas alcohólicas.

Busca ayuda

Además de seguir los consejos para controlar el consumo de alcohol, considera estas opciones para conseguir ayuda para ti o un familiar:

  • Habla con un consejero. Éste, con la ayuda de un pariente o directamente contigo, hace una evaluación y presenta un plan de tratamiento que define los problemas a tratar, las metas esperadas y cómo lograrlas
  • Únete a grupos de apoyo o de autoayuda. En éstos los miembros aprenden sobre su condición, se apoyan mutuamente y comparten sus experiencias
  • Habla con tu médico. En casos severos un médico puede recetar medicinas u hospitalización como tratamiento

Recursos adicionales

Para aprender más sobre cómo reconocer y tratar el abuso de alcohol y el alcoholismo, visita GobiernoUSA.gov, el portal oficial del Gobierno de Estados Unidos en español y parte de la Administración de Servicios Generales (GSA) de EE. UU.