English

Más de 35 millones de habitantes viven en las zonas más vulnerables a los huracanes del Atlántico

Los huracanes impactan principalmente la costa del Atlántico pero también pueden afectar zonas del interior del país. La Oficina Nacional de Administración Oceánica y Atmosférica (NOAA, por su sigla en inglés) pronostica la probabilidad de tormentas que habrá durante la temporada anual y cuáles de estas podrían convertirse en huracanes.

Los recursos del Gobierno le ayudarán a tomar las medidas necesarias para proteger a su familia y su casa, así como encontrar ayuda y recuperarse después de la tormenta.

Cómo prepararse y proteger su casa ante un huracán


Si existe la posibilidad de un huracán en su comunidad, lo mejor que puede hacer es preparar a su familia, reunir los suministros necesarios y proteger su casa para prevenir o minimizar el daño.

Haga un plan para su familia:

  • Acuerden cómo la familia deberá comunicarse entre sí, cómo y dónde reunirse y qué hacer durante una emergencia
  • Conozca los planes de emergencia de lugares donde usted y su familia van regularmente: trabajo, escuelas y otros
  • Identifique las áreas más seguras de su casa, como las habitaciones con pocas ventanas o los pasillos
  • Localice los refugios disponibles en su comunidad, como escuelas o estadios techados
  • Identifique a una persona como punto de contacto para toda su familia en caso de que estén separados a la hora del huracán. Lo mejor es designar a un pariente o amigo en una ciudad que no vaya a ser afectada por el huracán
  • Prepare una lista con números telefónicos importantes: la persona designada como punto de contacto, servicios de emergencia (asegúrese de que sus niños sepan llamar al 911), celulares de familiares, lugares de trabajo y otros números que considere necesarios. Tenga una copia de la lista al lado de cada teléfono en su casa y compártala con su familia
  • Contacte a su aseguradora de auto y casa para que le indiquen qué hacer con respecto a los bienes asegurados

Reúna suministros:

  • Prepare un paquete con suministros de emergencia:
    • Alimentos para entre 3 y 7 días para toda la familia: comida no perecedera, alimentos para los bebés, ancianos y mascotas, agua potable en botella (1 galón por día por persona, como mínimo)
    • Platos y vasos desechables, abrelatas manual, utensilios para cocinar y comer
    • Almohadas, cobijas, toallas, ropa y zapatos
    • Botiquín de primeros auxilios y medicinas de receta médica y sin receta
    • Teléfonos celulares cargados, un teléfono normal, linternas de mano, radio portátil y pilas
    • Artículos de higiene personal
    • Dinero en efectivo y tarjetas de crédito
    • Llaves y documentos importantes: licencias de conducir, tarjetas del Seguro Social, pasaportes, recetas y archivos médicos, documentos de tu mascota si tienes una, documentos de la casa y auto, números de cuentas bancarias, etc.
    • Herramientas
  • Mantenga el tanque de gasolina de su auto hasta la mitad, como mínimo
  • Llene la bañera y otros contenedores con agua para fines sanitarios

Proteja su casa:

  • Cubra las ventanas con tablas de madera o persianas exteriores diseñadas para protegerse contra los vientos fuertes, conocidas como contraventanas o shutters en inglés. Asegúrese de cerrar las ventanas y persianas
  • Guarde adentro de su casa todos los botes de basura, muebles y cualquier otro artículo exterior que no esté bien sujetado
  • Pode bien los árboles y arbustos en su propiedad
  • Limpie las hojas y otros desechos de los canales alrededor del techo
  • Desconecte los servicios de agua, electricidad y gas conforme a las indicaciones de las autoridades. Si no es necesario desconectarlos, ajuste el termostato del refrigerador a la temperatura más fría y mantenga la puerta cerrada

Recursos adicionales

Para aprender más sobre cómo prepararse para un huracán, visite GobiernoUSA.gov, el portal oficial del Gobierno de Estados Unidos en español y parte de la Administración de Servicios Generales (GSA) de EE. UU.