English

Consejos prácticos para protegerte y proteger a tu familia al visitar playas o piscinas

Una de las formas más divertidas de disfrutar el verano es pasando el día en la playa o en la piscina, una actividad que los adultos gozan tanto como los niños. No obstante, estos son lugares donde puede haber accidentes y fatalidades. La Comisión para la Seguridad de los Productos de Consumo (CPSC, por su sigla en inglés) reporta que cada año se ahogan casi 300 niños menores de 5 años en piscinas públicas y residenciales.

Antes de llevar a tu familia a la playa o a la piscina, consulta los recursos del Gobierno para aprender cómo evitar accidentes en el agua.

Antes de entrar al agua

La prevención es la mejor manera de evitar accidentes. Considera estas medidas preventivas y compártelas con tu familia:

  • Aprende a nadar si es necesario e inscribe a tus hijos mayores de 3 años en clases de natación. Saber nadar es esencial para disfrutar actividades acuáticas de manera segura
  • Toma clases de reanimación cardiopulmonar (CPR, por su sigla en inglés)
  • Asegúrate de que toda persona que no sepa nadar use un chaleco salvavidas certificado
  • Sigue los consejos de salud y seguridad publicados en las playas y piscinas públicas
  • Consulta al salvavidas sobre el nivel de contaminación del agua, sobre todo si vas a nadar en la playa, y averigua si ésta ha sido cerrada recientemente
  • No comas ni bebas alcohol antes de nadar
  • No entres al agua si estás enfermo, sobre todo si tienes diarrea ya que podrías perjudicar la salud de otras personas
  • Usa protector solar para evitar trastornos causados por el sol y el calor
  • Ten a la mano un teléfono o localiza el más cercano en caso de una emergencia

Una vez en la playa o en la piscina

Sigue estos consejos una vez que estés en el agua para disfrutar tus actividades acuáticas de manera segura:

  • Familiarízate con el agua antes de entrar, sobre todo en el mar donde es difícil calcular la profundidad o ver el fondo. Entra al agua cuidadosamente, sin correr o zambullirte ya que podrías lastimar a otra persona o a ti mismo
  • Siempre nada acompañado. En el océano nada de manera paralela a la costa; las corrientes pueden ser fuertes y peligrosas y llevarte mar adentro
  • Nada a la vista del salvavidas y cumple sus instrucciones. Si no hay uno presente, considera no entrar al agua
  • Ten cuidado con desechos en el agua y evita nadar cerca de lugares peligrosos como muelles o rocas
  • No tragues el agua de la piscina o del mar – puede estar contaminada
  • Si te encuentras en problemas, mueve los brazos sobre tu cabeza para llamar la atención del salvavidas
  • Retírate del agua si te sientes cansado, frío o asoleado, o si empieza a llover o hay una tormenta eléctrica

Consideraciones para cuidar a los niños

Además de los consejos generales presentados anteriormente, es importante tomar precauciones adicionales para cuidar a los niños, entre ellas:

  • Baña a tu hijo antes y después de entrar al agua para no propagar enfermedades
  • No permitas que los niños naden solos. Si no puedes entrar al agua con ellos, es importante que otra persona los acompañe
  • Vigila a los niños constantemente y evita las distracciones como los celulares. Un niño se puede ahogar en unos segundos sin que nadie se dé cuenta
  • Asegúrate de que los niños no coman o masquen chicle mientras están en el agua
  • Adviérteles a los niños que no corran alrededor de la piscina y que no se sumerjan cerca del sistema de succión de limpieza, el cual los puede atrapar debajo del agua

Para aprender más sobre cómo disfrutar el agua de manera segura, visita Gobiernousa.gov el portal oficial del Gobierno de Estados Unidos en español y parte de la Administración de Servicios Generales (GSA) de EE. UU.