English

Las vacunas no sólo protegen la salud y evitan la propagación de enfermedades, sino que son un requisito de las escuelas

Los programas de inmunización infantil protegen a los niños de enfermedades muy contagiosas como sarampión, paperas y varicela y de otras más peligrosas y aún fatales como polio, rubéola, tos ferina, difteria, tétano, hepatitis B, y meningitis tipo b (conocida como Hib o Hemophilus influenzae tipo b). Gracias a estos programas las enfermedades como polio y difteria ahora son muy raras en Estados Unidos, según informan los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por su sigla en inglés). No obstante, es importante que los niños reciban la protección adecuada.

Si tienes hijos y necesitas vacunarlos, aprovecha los recursos del Gobierno para aprender cómo proteger su salud.

Qué hacer para vacunar a tus hijos

Sigue estos sencillos pasos:

  • Programa una cita con tu médico u otro lugar que ofrece inmunizaciones: la escuela de tus hijos, tu trabajo, las clínicas comunitarias o ciertas agencias del Gobierno (consulta las páginas del Gobierno de la guía telefónica para contactarlas). Si tus hijos asisten a la escuela o guardería programa la cita lo antes posible – generalmente estas instituciones requieren que los niños estén vacunados para poder asistir.
  • Lleva los registros de inmunización de tus hijos a la cita. Una vez ahí recibirás una hoja informativa que explica los beneficios y riesgos de éstas
  • Informa al médico o personal de salud sobre cualquier reacción negativa que tú, el niño que va a recibir la vacuna o sus hermanos hayan tenido a alguna inmunización. También indícale al médico si el niño ha tenido reacciones alérgicas a las mismas o si está enfermo
  • Averigua cuáles son las próximas inmunizaciones que le corresponden a tus hijos y cuándo deben recibirlas. Consulta los calendarios de inmunización en la próxima sección
  • Mantente al tanto del estado general de tu hijo después de vacunarlo. Normalmente las reacciones a las vacunas son leves, pero existe la posibilidad de reacciones severas que necesitan atención médica

Preguntas comunes

¿Por qué debo vacunar a mi hijo?
Las vacunas protegen a los niños de enfermedades que pueden causar problemas graves en el futuro y hasta ser fatales. También evitan la propagación de enfermedades en la población general.

¿Puedo esperar hasta que mi hijo llegue a la edad escolar para inmunizarlo?
No es aconsejable esperar debido a que los recién nacidos y los bebés son vulnerables a enfermedades. Cuanto más pronto reciba tu hijo las inmunizaciones que le corresponden, mejor será su protección.

¿Qué vacunas le corresponden a mi hijo?
Depende de su edad. Los calendarios de inmunización (en inglés) para menores de 6 años y para niños entre 7 y 18 años te ayudarán a determinar cuáles deben recibir y cuándo. También puedes consultar al pediatra.

¿Cuáles son los efectos secundarios de las vacunas?
Normalmente éstos incluyen dolor en el sitio de la inyección o un poco de temperatura. Las reacciones severas incluyen hinchazón, comezón, debilidad, mareo o dificultad para respirar. Contacta al pediatra o lleva tu hijo al hospital si presenta una reacción severa.

¿Es cierto qué las vacunas causan autismo?
Según los CDC la información científica disponible actualmente no indica que las vacunas causan autismo.

¿Hay una vacuna para la gripe porcina?
Los CDC reportan que actualmente se están realizando investigaciones y estudios para elaborar esta vacuna pero todavía no hay una disponible. Para obtener la última información sobre la vacuna para la gripe porcina contacta a los CDC al 800- 232-4636 (oprime 2 para atención en español).

Para aprender más sobre cómo vacunar a tus hijos, visita Gobiernousa.gov el portal oficial del Gobierno de Estados Unidos en español y parte de la Administración de Servicios Generales (GSA) de EE. UU.