English

Cómo reaccionar ante la intimidación en la escuela

La ciber-intimidación es el nuevo frente de batalla

La intimidación escolar puede arruinar más que un día en la escuela.

A algunos jóvenes las constantes burlas o golpes que sufren a manos de compañeros pueden causarles depresión, distanciamiento y lesiones corporales. En casos extremos algunos jóvenes contemplan y otros llegan a suicidarse.

Hoy en día, en la era del Internet, la intimidación (bullying) ha tomado una nueva dimensión. Ahora el acoso se lleva a cabo en salas de charla (chat), por mensajes de texto y las redes sociales.

Pero aunque la intimidación escolar llegue a nuevos niveles hay cosas que los padres pueden hacer si sus hijos son el blanco de estos ataques, ya sea en persona o desde un dispositivo electrónico.

El Gobierno reúne algunos de los recursos más importantes para ayudar a los padres a afrontar este problema delicado que afecta a casi 1 de cada 5 estudiantes en Estados Unidos.

Cómo detectar la intimidación

No todos los niños o jóvenes comunican a sus padres o maestros que son víctimas de intimidación o acoso en la escuela. Por eso es importante que los adultos sepan detectar algunas señales claves en el comportamiento de sus hijos, como:

  • Evitar ir a la escuela, subirse al autobús o caminar desde o hacia la escuela
  • Mostrar señales de depresión, ansiedad o autoestima baja
  • Regresar de la escuela con moretones, rasguños, o libros o prendas rotos

El hecho de que los jóvenes demuestren algunos de estos comportamientos no significa que son necesariamente víctimas de la intimidación. Sin embargo, abordar el tema con los hijos o con sus maestros puede detectar este problema.

Qué hacer (y no hacer) cuando tu hijo es víctima de la intimidación

La intimidación escolar puede ser traumática no sólo para los jóvenes sino también para los padres, porque pueden sentirse enojados e impotentes ante la victimización de sus hijos. Reacciones impulsivas por parte de los padres pueden empeorar la situación.

Para empezar a solucionar el problema, se recomienda:

  • Hablar en detalle con el hijo o hija sobre los incidentes
  • Establecer un lazo de empatía
  • Controlar el impulso protector de padre
  • Reportar los incidentes a la escuela

Para evitar empeorar el problema, se recomienda:

  • No criticar o culpar al hijo por haber sido víctima de la intimidación
  • No fomentar represalias físicas
  • No contactar a los padres del estudiante que intimidó a tu hijo o hija

Intimidación cibernética

La tecnología se ha convertido en el nuevo frente de la intimidación escolar. La ciber-intimidación consiste en mensajes malintencionados, vulgares o amenazantes a través de correos electrónicos, mensajes de texto, sitios de redes sociales o salas de chat. Aunque en estos casos los ataques no son físicos, la intimidación puede ser igualmente dañina.

Para afrontar la ciber-intimidación, se sugiere que los padres:

  • Aconsejen a sus hijos a no responder a dichos mensajes
  • Conserven los mensajes e imágenes como pruebas
  • Notifiquen a la escuela sobre el problema
  • Contacten a la policía si la ciber-intimidación incluye actos como amenazas de violencia, extorsión, hostigamiento o delitos de odio

Para obtener más información sobre la intimidación visita Stopbullying.gov (en inglés).

Para aprender más sobre este tema visita GobiernoUSA.gov, el portal oficial del Gobierno de Estados Unidos en español y parte de la Administración de Servicios Generales (GSA) de EE. UU.