English

Cinco consejos para una buena salud financiera

Establecer metas a largo plazo es un paso esencial

Foto de cinco consejos para una buena salud financiera

Como una dieta balanceada, la buena salud financiera requiere de disciplina, buenos hábitos y un plan de acción. Para algunos la salud financiera significa no gastar más de lo que uno gana. Para otros es ahorrar dinero para la jubilación. Y para otros es invertir en algo que genere riqueza, como comprar una casa o abrir un negocio.

La realidad es que la salud financiera puede englobar todos estos puntos y más.

El Gobierno ofrece los siguientes consejos para ayudar a fortalecer las finanzas personales de cualquier persona.

1. Desarrollar un presupuesto para el hogar

Los expertos en finanzas son los primeros en decirlo: el primer paso para la buena salud financiera es desarrollar un presupuesto mensual. Para eso se necesita tomar nota de todos los gastos durante el mes y cerciorarse que los gastos no excedan los ingresos.

Una vez que se tenga un presupuesto, se recomienda:

  • Identificar y eliminar o reducir gastos que no son esenciales
  • Apartar dinero restante en una cuenta de ahorros
  • Revisar el presupuesto mensualmente para hacer ajustes cuando sea necesario

2. Hacer un plan para pagar deudas

El dinero que se utiliza para pagar deudas es dinero que no se invierte en otras cosas, como ahorrar dinero o alguna otra inversión. Es por eso que la reducción de la deuda es un elemento esencial de la salud financiera.

El Banco de la Reserva Federal ofrece una calculadora en español que puede ayudar a los deudores a desarrollar un plan para terminar de pagar las deudas de la tarjeta de crédito más rápidamente. Asimismo existen organizaciones sin fines de lucro que ofrecen asistencia y asesoramiento a aquellas personas cuyas deudas están fuera de control.

3. Establecer metas para el futuro

Después de tener un presupuesto y un plan para pagar las deudas, los expertos en finanzas recomiendan establecer metas financieras a largo plazo. Una de las más comunes es ahorrar para la jubilación.

El Departamento de Trabajo ofrece 10 consejos prácticos para prepararse para la jubilación (formato PDF), entre los que se destacan:

  • Familiarizarse con el plan de jubilación del Seguro Social
  • Participar en un plan de pensión o inversión tipo 401(k) con aportes del empleador
  • Abrir una Cuenta Personal de Jubilación (IRA, por su sigla en inglés)

4. Proteger las inversiones

Los seguros son una forma de salvaguardar los bienes de una persona y proteger económicamente a los seres queridos. Algunos de los seguros más conocidos son los de auto y vivienda. Pero hay otros que también deben considerarse, incluyendo los seguros por invalidez, de vida y de atención médica a largo plazo.

Antes de comprar un seguro se recomienda:

  • Establecer las necesidades personales
  • Aprovechar seguros colectivos ofrecidos por empleadores u otras asociaciones
  • Obtener por lo menos dos cotizaciones
  • Informarse sobre los descuentos disponibles

5. Hacer un testamento

La planificación financiera va más allá de la vida de uno. Los bienes acumulados a lo largo de una vida pueden ser distribuidos a herederos según los deseos de la persona a través de un testamento. Este documento protege legalmente los bienes y minimiza los impuestos.

GobiernoUSA.gov cuenta con una sección sobre testamentos que ofrece consejos para redactar este documento, incluyendo:

  • Establecer con claridad la voluntad de la persona
  • Establecer un albacea que haga cumplir el testamento
  • Firmar el testamento en presencia de por lo menos dos testigos

Para obtener más información sobre temas relacionados a dinero visita GobiernoUSA.gov, el portal oficial del Gobierno de Estados Unidos en español y parte de la Administración de Servicios Generales (GSA) de EE. UU.