English

Todo empleado tiene derecho a trabajar en un lugar seguro. Hay leyes estatales y federales para asegurar un lugar de trabajo sin peligros ni riesgo de lesiones.

Cuando usted crea que las condiciones de trabajo son inseguras o insalubres, debe indicarlo a su empleador. Si su empleador no corrige el peligro o si no está de acuerdo con usted sobre la seriedad del peligro, usted puede presentar una queja ante la Administración de Salud y Seguridad Ocupacional del Departamento del Trabajo (OSHA, por su sigla en inglés). También puede llamar a la línea gratuita 1-800-321-6742 (para español presione el 2).

Por lo general, usted no tiene derecho a negarse a trabajar debido a condiciones inseguras. Si lo hace y su empleador lo despide o le impone una acción disciplinaria, es posible que OSHA no pueda darle protección. Así que quédese en su empleo hasta que se resuelva el problema. Como empleado usted sólo tiene derecho a negarse a hacer un trabajo si piensa que se expondrá a un peligro inminente, es decir, que debe haber riesgo inmediato de muerte o lesión física grave.

Sus derechos como empleado

Existen leyes federales que prohíben la discriminación en el empleo por raza, color, religión, sexo u origen nacional. La Comisión para la Igualdad de Oportunidades en el Empleo se encarga de hacer cumplir estas leyes. Si usted considera que ha sido víctima de discriminación puede presentar una queja ante la comisión.

La Junta Nacional de Relaciones del Trabajo (JNRT) controla la aplicación de la Ley Nacional de Relaciones del Trabajo que gobierna las relaciones entre las empresas, los sindicatos y los trabajadores. Allí puede encontrar la respuesta en español a sus preguntas sobre su trabajo o un problema laboral.

Si usted tiene una pregunta sobre su elegibilidad para trabajar en Estados Unidos ya sea como trabajador temporal, permanente o para conseguir una autorización de empleo, visite el sitio web del Servicio de Ciudadanía e Inmigración de Estados Unidos.