English

Si usted no cumple con los pagos de su hipoteca, se puede producir la ejecución hipotecaria. Mediante este instrumento legal, la entidad crediticia puede embargar su vivienda. Si usted debe más de lo que vale su propiedad, la entidad crediticia buscará por medio de una orden judicial que usted pague la diferencia. Tanto las ejecuciones hipotecarias como las órdenes judiciales impactan de forma negativa en su crédito futuro. Si es posible, usted debe evitar la ejecución hipotecaria.

Estos tres pasos pueden ayudarlo:

  1. No ignore las cartas de su entidad crediticia. Si usted tiene problemas para realizar sus pagos, llame o escriba inmediatamente a su entidad crediticia. Esté preparado para explicar su situación financiera, incluyendo la información sobre sus ingresos y gastos mensuales. Sin esta información, será difícil que puedan ayudarlo.
  2. Permanezca en su vivienda. Es posible que no cumpla los requisitos para recibir ayuda si abandona su propiedad.
  3. Comuníquese con una agencia de asesoría de vivienda aprobada por el Departamento de Vivienda y Desarrollo Urbano. Llame al 1-800-569-4287 (para español presione el 2) o TDD 1-800-877-8339 para comunicarse con la agencia más cercana. Estas agencias son valiosas fuentes de información.

Con frecuencia, las agencias de asesoría de vivienda tienen información sobre servicios y programas ofrecidos por agencias gubernamentales, así como organizaciones privadas y comunitarias que pueden ayudarlo. Estas agencias pueden también ofrecerle asesoramiento de crédito. Por lo general, estos servicios son gratuitos.

Contacte a las siguientes agencias para obtener más información:

Para más consejos y fuentes de información para propietarios de vivienda, consulte las secciones sobre préstamos sobre el valor acumulado de la vivienda, seguros para propietarios de vivienda e inquilinos y mejoras y reparaciones del hogar.

¡Atención! Estafas de hipoteca y de ejecución hipotecaria

  • Estafas de arriendos revertidos o alquiler con opción de compra. Usted recibe instrucciones para que "provisionalmente" transfiera el título de su casa al estafador, quien le promete obtener un mejor financiamiento para su hipoteca mientras usted permanece en su casa como un inquilino con la opción de volver a comprar la casa. Sin embargo, si usted no cumple con los términos del acuerdo del alquiler con opción de compra, perderá su dinero y será desalojado como cualquier otro inquilino.
  • Programas falsos de modificación de hipotecas del "Gobierno". Este fraude alega estar afiliado con el Gobierno o requiere que usted pague altos honorarios para sacar provecho de los programas de modificación del Gobierno. Recuerde que usted no tiene que pagar honorarios para participar en programas aprobados por el Gobierno. Algunos estafadores hasta pueden usar palabras como "federal" o "aprobado por el Gobierno" e incluso ponen a sus sitios web nombres que dan a los consumidores la impresión de que están asociados con el Gobierno.
  • Estafas de refinanciación. El estafador se presenta como un intermediario entre usted y la institución crediticia de su hipoteca para negociar una modificación a su préstamo. El estafador le dirá que le envíe los pagos directamente a él y que él enviará su pago a la institución crediticia. Sin embargo, el estafador se quedará con el dinero y usted puede perder su casa.
  • Estafas de eliminación de deudas. Algunas compañías pueden intentar hacerle creer que usted no está obligado legalmente a pagar su hipoteca o que conocen algunas "leyes secretas" que pueden eliminar su deuda. No crea estos afirmaciones.
  • Estafas de refinanciación. A usted lo alientan a firmar por un préstamo de "rescate de ejecución hipotecaria" para un préstamo de refinanciación. De esta manera usted habrá entregado la propiedad de su casa porque los documentos que creyó eran de refinanciación son en realidad documentos de traslado de título de propiedad. Usted puede quedar creyendo equivocadamente que su casa ha sido salvada de ejecución hipotecaria, hasta que recibe en unos meses o aun años más tarde, la notificación de desalojo.